Somos Polos Opuestos…

Cuando escuchamos que “los polos opuestos se atraen” se hace referencia a una pareja con caracteres muy distintos que logra una relación satisfactoria.

Un estudio llevado a cabo recientemente en Estados Unidos, reveló que esto sucede más bien a la inversa: las parejas que son más afines son las que realmente sobreviven en el largo plazo.

La conclusión del estudio, es que nos sentimos atraídos hacia personas con gustos o personalidades semejantes. Esto, según los investigadores, pudiera deberse a que no creemos que las personas sean capaces de cambiar.

Elegir a una persona con objetivos, actitudes y valores semejantes a los nuestros, aumentaría la probabilidad de lograr una convivencia sana y permanecer en pareja en el largo plazo.

Pero, ¿qué podemos hacer si nos gusta un polo opuesto?

La satisfacción se puede crear. Hay que esforzarse para lograrlo, pero se puede lograr. Hay palabras, gestos, conductas y actitudes personales que provocan un efecto positivo en el otro. Un ejemplo; interesarse en forma auténtica por algo que le gusta al otro pero a uno no. Preguntarle sobre eso, acompañarlo, leer sobre eso. Desarrollar la curiosidad es muy válido y útil, pues les hará sentir mayor afinidad en el corto plazo.

Susana Krause Iampaglia
Psicóloga Clínica U. de Chile