Mi pareja debe hacerme feliz?

Francisca es profesional, tiene estabilidad económica y laboral. Está casada hace 6 años con Pedro con quien vive y tienen 1 hijo en común. Su relación con Pedro no ha sido mala, él es un hombre exitoso en su trabajo, siempre ha sido un buen proveedor y padre.

Pedro es machista, en general se hace lo que él desea, es entretenido, dinámico, con carácter fuerte. Él se reúne con sus amigos de siempre 1 vez a la semana pase lo que pase. Ella cuida al hijo en casa.

Hay comunicación entre ambos, conversan en las tardes después del trabajo y discuten sobre temas generales, pero cuando Francisca desea plantear un tema personal, él lo evita. Parece que no estuviera tan interesado en lo que le sucede a ella.

Ambos salen juntos cuando pueden conseguir que un familiar les cuide a su hijo, lo cual no ocurre tan seguido, pero ocurre. En esas ocasiones salen a comer, a bailar ambos. No tienen amigos en común. Todos los fines de semana salen junto al hijo a diversas actividades. Se entretienen harto y disfrutan en familia.
Hay sexualidad entre ambos y placentera, pero aislada pues ambos están cansados. No se habla mucho de ese tema.

Francisca viene a mi consulta porque siente que Pedro ya no la hace feliz, pero no se quiere separar.

La Pareja no tiene que hacerme feliz.
Cada uno tiene que trabajar en sí mismo, para sentirse feliz.

Francisca se ha olvidado de sí misma, desde el punto de vista personal. Como pareja actúa desde la queja hacia Pedro. ¿Dónde ha quedado su capacidad para mantener una comunicación positiva y dinámica con Pedro? ¿Dónde está su seducción?

Cada miembro de una pareja debe trabajarse para mantener la relación de pareja ‘encendida’ con una dinámica activa y afectiva entre ambos, con una sexualidad sana y placentera que les haga sentirse vivos y alimente la relación de pareja.