Mi Pareja no me Toca

Una Pareja debe tener sexualidad. Y la Sexualidad de una pareja debe ser sana.

La sexualidad sana es producto de una íntima relación entre cuerpo, respiración y mente. Así, la excitación sexual se inicia en la mente, que a su vez despierta la energía sexual y acelera el pulso y la respiración, lo cual estimula la secreción de hormonas, aumenta el calor corporal, hace circular la sangre y produce las restantes manifestaciones fisiológicas de la excitación sexual.

Si la mente no se prepara para la acción mediante una percepción inicial y pensamientos sexuales, los otros 2 elementos no se hallarán plenamente disponibles para el acto.

El ‘ánimo correcto’ es fundamental para mantener relaciones sexuales armoniosas.
Master y Johnsons hace muchos años descubrieron que la principal causa de la impotencia sexual masculina es el miedo a fracasar en la cama, un miedo que solo existe en la mente, es mantenido por la mente y solo puede ser vencido por la mente. El miedo y la ansiedad son poderosas emociones que gatillan efectos fisiológicos adversos para la sexualidad sana con la pareja.

Los Afrodisiacos.

El tema de los afrodisiacos está envuelto en fantasías y malos entendidos. Si intentamos definirlos tendríamos que decir que es todo aquello que excita el apetito sexual. De que existen los afrodisiacos, existen. También es verdad que el mejor afrodisiaco es el amor, pero no siempre es suficiente.

Existen distintos afrodisiacos naturales y muy comunes en nuestra cotidianeidad, que están disponibles y a la mano de todos. Aquí les planteo algunos.

Uno de ellos, que además en los últimos tiempos se ha convertido en una pasión culinaria mundial es; el chocolate. El chocolate es un gran afrodisiaco de mujeres y hombres, porque contiene grandes cantidades de feniletilalanina, sustancia producida por nuestro cerebro cuando una persona se siente enamorada. Según cuenta la historia en la corte de Luis XV solía comerse a menudo como estimulante sexual.

El ajo y la pimienta son potentes afrodisiacos también. Si se incluye en la dieta normal, idealmente ambos, se experimentará un efecto en un plazo aproximado de una o dos semanas.

Las ostras frescas y crudas (con limón). Las ostras crudas contienen cinc en abundancia, el cual juega un papel importante en la función prostática, que es decisiva para la potencia sexual masculina.

Las semillas de zapallo crudas, sirven para conservar la potencia sexual masculina e incrementar la producción de hormonas prostáticas. Una ración diaria de entre 50 y 100 gramos de semillas de zapallo crudas, contribuirán a proteger la próstata contra el cáncer y a mantener la sexualidad en la vejez.

Susana Krause
Psicóloga